Beato Francisco Castelló

 

Beato Francisco de Paula Castello 01  01b

Beato Francisco de Paula Castelló

Francisco nace en Alicante, el 19 de abril de 1914. Tenía sólo dos meses cuando murió su padre. Su madre, maestra, cristiana ejemplar y excelente educadora, se hizo cargo de la familia. Ella le impartió la enseñanza primaria en los diversos pueblos de su carrera de maestra nacional y murió cuando Francisco, el pequeño de sus tres hijos, había cumplido 15 años. A partir de entonces, una tía, hermana de su padre, hará de madre solícita de Francisco y sus hermanas Teresa y María. 
A los 12 años comenzó el bachillerato como alumno interno en los Maristas. En el Instituto Químico de Sarriá, dirigido por padres Jesuitas, obtuvo su licenciatura en Ciencias Químicas. En 1935 está ya en la ciudad de Lérida, trabajando como ingeniero químico en la fábrica Cros, S.A.

Contribuyó a perfeccionar su formación su asidua asistencia y participación activa en los actos de la Congregación Mariana de Lérida y de Barcelona, y en los de la Federación de Jóvenes Cristianos de España, que acabó siendo su asociación predilecta. También se ocupó del Movimiento Scout. 
En 1936, se comprometió con María Pelegrí Esquerda, Mariona, a quien amó profundamente. En este mismo año ingresó en el ejército de la República como soldado de complemento. Fue un buen soldado y no escondió su condición de cristiano. La guerra civil le sorprendió mientras realizaba el servicio militar. Consciente de la gravedad del momento, no quiso esconderse, sino ofrecer su juventud en sacrificio de amor a Dios y a los hermanos, dejándonos tres cartas, ejemplo de fortaleza, generosidad, serenidad y alegría, escritas antes de morir a sus hermanas, a su director espiritual y a su novia: “No puedo sentir pena alguna por mi suerte. Una alegría extraña, interna, intensa, fuerte, me invade. Quisiera hacerte una carta triste de despedida pero no puedo. Estoy todo envuelto en ideas alegres, como de un presentimiento de la gloria”.

En el momento del Alzamiento, fue arrestado por ser cristiano, pero se le ofreció la libertad si escondía su fe. Pasó en prisión dos veces; siempre estaba alegre, a pesar de los insultos de sus guardianes. En el juicio, como no lo pudieron acusar de nada político, le acusaron de ser católico y le condenaron a muerte. El presidente del tribunal dijo que podía defenderse y él respondió: “No hace falta. ¿Para qué? Si el ser católico es un delito, acepto muy a gusto ser delincuente, ya que la mayor felicidad que puede encontrar una persona en este mundo es morir por Cristo. Y si mil vidas tuviera las daría sin dudar un momento por El...” 
Antes de morir en el cementerio de Lérida dijo: “Os perdono a todos. Hasta la eternidad.” Luego, él y sus compañeros gritaron: “Viva Cristo Rey”. 
Fue fusilado y murió mártir de la fe católica el día 29 de septiembre de 1936, cuando contaba con 22 años.

Fuente: cf. santopedia.com