Sermón del P. Ezcurra sobre la Bandera (III)

Bandera argentina 04 05

Belgrano, creación de la Bandera

Así nació nuestra Patria Argentina. Así nació nuestra Bandera. Esos hombres de Fe, ardientes patriotas y grandes devotos de la Virgen, fueron los que fundaron esta Nación. Y eso es una realidad que nadie puede negar y que nosotros, por Dios y por la Patria, no tenemos derecho a olvidar y no tenemos derecho a traicionar.

Hoy vivimos en nuestra Patria una lucha que quiere destruir todos estos valores y olvidar todo este pasado. Vivimos una revolución que de alguna manera es más peligrosa que la situación que vivió nuestra Patria hace algunos años atrás, cuando las guerrillas armadas querían apoderarse del poder para imponemos la bandera roja. Es más peligrosa porque mientras los montoneros del ERP lo hacían empuñando las armas, con atentados, con crímenes, esta lucha es una lucha disfrazada y sutil. Lo que estamos viviendo hoy es una revolución cultural que quiere hacer un hombre nuevo, pero hacerlo desarraigándolo de su pasado, de sus valores, de su Fe, de nuestra historia.

Es lo que se procura desde tantos medios de difusión en este tiempo. Personajes que tienen lugares importantes en la televisión o en la radio. Publicaciones periódicas como Humor, como El Periodista y como otra serie de revistas que hasta me daría vergüenza nombrarlas delante del Señor porque sería peor que decir malas palabras aquí desde el ambón. Personajes que tienen lugares importantes en la formación de nuestra juventud, en la cultura, o que quieren manipular desde posiciones de importancia el Congreso Pedagógico para dar una educación a nuestros jóvenes desarraigada de todos los valores tradicionales de la Patria y de la Fe.

Se quiere crear un hombre nuevo sin raíces. Es lo mismo que pasa en todas aquellas cosas que tienden a destruir la familia a través de ese aluvión de inmundicia y de pornografía que tenemos. A través de la Ley de Divorcio que destruye la solidez que debería fundar a la familia. Junto con la Ley de Divorcio se ha aprobado la liberación de los anticonceptivos, y hay quienes ya están pensando en una nueva ley qué sirva para aprobar el aborto, lo que afecta a la familia, hasta en sus mismas raíces. Mañana es también el Día del Padre. ¿Qué podemos pensar de aquél que no tiene respeto por sus padres? De aquél que se avergüenza de su apellido. De aquellas familias que quieren fundarse no sobre la roca sólida de un amor definitivo y de una palabra que vale para siempre, sino sobre la arena movediza de las pasiones humanas.

Fuente: P. Alberto Ezcurra, Sermón en el día de la Bandera