Una nueva intercesora a favor de la vida

Chiara Corbella Petrillo 01 01

Sierva de Dios Chiara Corbella Petrillo

La Sierva de Dios Chiara Corbella Petrillo, nacida en Roma el 9 de enero de 1984, se educó en el seno de una familia profundamente cristiana y en seguida manifestó una gran sensibilidad y una especial docilidad al Espíritu Santo. Desde pequeña también abrigó una particular relación con la Virgen María. Siempre estuvo vinculada a su parroquia y en una peregrinación conoció a Enrico Petrillo. Se casaron en septiembre de 2008. Pronto supieron que estaba embarazada de una niña, María. El embarazo se complicó y el médico les dijo que su pequeña vendría al mundo con problemas de salud. Le diagnosticaron una anencefalia pero ellos lo aceptaron sin reservas y pudieron gozar de su presencia unos 30 minutos pudiéndola bautizar antes de morir. "El momento en el que la he visto ha sido un momento que no olvidaré jamás. En ese momento he entendido que estábamos unidas en la vida aunque no pensaba en el hecho de que ella estaría poco con nosotros. Ella estaba unida a mí por la vida, porque era mi hija", dijo Chiara tras dar a luz a María. "Aquella media hora no me pareció poco. Fue una media hora inolvidable. Si hubiese abortado, pienso que no podría recordar el día del aborto como una fiesta, un momento en el cual me hubiera liberado de alguna cosa. Pienso que habría sido algo que se quiere olvidar, un gran sufrimiento. El día del nacimiento de María, en cambio, podré recordarlo siempre como uno de los momentos más bellos de mi vida", explicó Chiara.

Después de un tiempo Chiara quedó de nuevo embarazada y a los pocos meses los médicos le dijeron que el niño, David, nacería con gravísimas malformaciones. El niño vendría sin piernas. Sin miedo, una vez más, decidieron continuar adelante. Hacia el séptimo mes, les dijeron que no podría vivir. Y de nuevo los dos, con una gran mirada de fe, decidieron acompañar al pequeño David desde su nacimiento hasta su muerte. Fue bautizado antes de que se apagase su pequeño corazón a los pocos minutos de nacer. 
En 2010 quedó embarazada por tercera vez. En esta ocasión era Francesco. Las ecografías mostraban que era un bebé sano. Pero al quinto mes de embarazo, la cruz les visitaba de nuevo. A Chiara le diagnosticaron un cáncer de lengua. Sabían que eran necesarias las sesiones de quimioterapia y radioterapia para salvar la vida de Chiara, pero los dos deciden seguir adelante con el embarazo. Querían defender la vida de su hijo. Retrasó su tratamiento hasta que naciese el niño para que las radiaciones no afectasen al embarazo. "No quiero morir por Francesco, quiero dar mi vida a Francesco", dijo Chiara.

Todas estas pruebas no perturbaban a ninguno de los dos, que iban aceptando la voluntad de Dios. El pequeño vino al mundo el 30 de mayo de 2011. Doce meses después, Chiara le escribió una carta por su primer cumpleaños. En ella le decía: "Voy al Cielo para ocuparme de María y David, tú quédate aquí con papá. Yo desde allí rezaré por vosotros. Eres especial y tienes una gran misión. El Señor te ha elegido y yo te mostraré el camino a seguir si abres tu corazón. Confía en mí, vale la pena. Mamá." 
Chiara inició sus sesiones contra el cáncer con cuatro meses de retraso. Eso la debilitó mucho e hizo que perdiese la vista de su ojo derecho. Pero siempre tuvo presente que lo había hecho por amor y eso le daba felicidad en medio del dolor físico. Una felicidad que siempre mostraba con una gran sonrisa y con un brillo especial en su mirada. 
Chiara, acabó la batalla contra el dragón, como ella misma llamaba al tumor, en referencia a la lectura del Apocalipsis, el 13 de junio de 2012 a los 28 años de edad. Su último mensaje de móvil se lo envió al sacerdote de su parroquia. En él le decía: "Estamos con las lámparas encendidas, esperamos al Esposo".

Chiara aseguró en una ocasión que "el Señor pone la verdad en cada uno de nosotros; y no existe la posibilidad de malinterpretarla". Enrico explicó que su mujer se refería "al hecho de que el mundo de hoy te propone elecciones equivocadas con el aborto, ante el niño enfermo, ante el anciano terminal", pero "el Señor responde con historias como la nuestra". "Somos nosotros quienes queremos filosofar sobre la vida, sobre quien la ha creado, y, al final, nos confundimos al querer convertirnos un poco en dueños de la vida, buscando escapar de la cruz que el Señor nos dona", dijo. 
"La verdad es que esta Cruz, -si la vives con Cristo-, deja de ser tan fea como aparenta. Si te fías de él, descubres que en este fuego, en esta Cruz no ardes, y que en el dolor está la paz y en la muerte está la alegría". "Reflexionaba mucho, sobre todo este año, en la frase del Evangelio que dice que el Señor nos da una Cruz dulce y una carga ligera. Cuando miraba a Chiara, que estaba a punto de morir, obviamente me inquietaba. Entonces tomé coraje y pocas horas antes -eran sobre las ocho de la mañana, Chiara murió a medio día-, se lo pregunté. Le dije: 'Pero Chiara, amor mío, ¿esta Cruz es realmente dulce, como dice el Señor?'. Ella me miró, me sonrió, y con un hilo de voz me dijo: 'Sí, Enrico, es muy dulce'. De este modo, toda la familia no hemos visto morir a Chiara serena, sino que la hemos visto morir feliz, que es totalmente distinto".

En la homilía del funeral de Chiara, el entonces vicario de la diócesis de Roma, el cardenal Agostino Vallini, se refirió a ella como "una nueva Gianna Beretta Molla". En 2017 se abrió oficialmente su proceso de Beatificación.

Fuente: cf. hogardelamadre.org

El tiempo de Cuaresma

Ayuno del Senor 02 02b

Ayuno del Señor

La Cuaresma es un tiempo de ayuno y de penitencia instituido por la Iglesia por tradición apostólica. 
Fue instituida: 1.º, para darnos a entender la obligación que tenemos de hacer penitencia todo el tiempo de nuestra vida, de la cual, según los Santos Padres, es figura la Cuaresma; 2.º, para imitar en alguna manera el riguroso ayuno de cuarenta días que Jesucristo practicó en el desierto; 3.º, para prepararnos por medio de la penitencia a celebrar santamente la Pascua.

Para pasar bien la Cuaresma según la mente de la Iglesia hemos de hacer cuatro cosas: 1.ª, guardar exactamente el ayuno y la abstinencia y la mortificación no sólo en las cosas ilícitas y peligrosas, sino también en cuanto podamos en las lícitas, como sería moderándonos en las recreaciones; 2.ª, darnos a la oración y hacer limosnas y otras obras de cristiana piedad con el prójimo más que de ordinario; 3.ª, oír la Palabra de Dios, no ya por costumbre o curiosidad, sino con deseo de poner en práctica las verdades que se oyen; 4.ª, andar con solicitud en prepararnos a la confesión para hacer más meritorio el ayuno y disponernos mejor a la Comunión pascual.

El ayuno consiste en no hacer más que una sola comida al día, y la abstinencia en no comer carne.

Los días de ayuno la Iglesia permite una ligera refección a la noche, o hacia el mediodía si la comida única se traslada a la tarde, y además la parvedad a la mañana.

Al ayuno están obligados todos los que hayan cumplido dieciocho años hasta los cincuenta y nueve, y no estén legítimamente impedidos; y a la abstinencia los que han cumplido catorce años.

Los que no están obligados al ayuno no están exentos de toda mortificación, porque ninguno está dispensado de la obligación general de hacer penitencia, y así deben los tales mortificarse en otras cosas según sus fuerzas.

Fuente: San Pío X, Catecismo Mayor, pp. 138s.

Del Tabor al Calvario

 

Transfiguracion 04 07

San Pedro, extasiado ante la visión del Tabor, exclama con su ardor característico: "¡Bueno es estarnos aquí!", y se ofrece a levantar tres tiendas para Jesús, para Moisés y para Elías. Pero una voz de lo alto interrumpió su propuesta. "Este es mi Hijo amado, en quien tengo mi complacencia; escuchadle", y la visión desapareció. 
Los gozos espirituales no son nunca fin último; nosotros no debemos desearlos, ni podemos procurar su prolongamiento para satisfacer nuestro goce. La alegría, aun la espiritual, no tiene que ser buscada en razón de sí misma; si en el cielo la alegría será una consecuencia necesaria de la posesión de Dios, en la tierra solamente puede ser un motivo para entregarnos con mayor generosidad al servicio del Señor. Cuando San Pedro pide quedarse sobre el Tabor gozando la dulce visión de Jesús transfigurado, Dios mismo le responde diciéndole que escuche y siga las enseñanzas de su amado Hijo. Muy pronto el ardiente apóstol sabrá que seguir a Jesús significa llevar su Cruz y subir con Él al Calvario. 
Dios no nos da consolaciones para solazarnos, sino para animarnos, para hacernos fuertes y generosos en el dolor aceptado por su amor.

Desaparecida la visión, los apóstoles levantaron los ojos y no vieron más que a Jesús: nisi solum Jesum, y con "Jesús solo" bajaron del monte. He aquí lo que nosotros hemos de buscar continuamente y lo que nos debe bastar: Jesús solo. Dios solo. Todo lo demás -consolaciones, ayuda, amistades, incluso las espirituales, comprensión, estima, apoyo por parte de los Superiores- son cosas buenas, si nosotros gozamos de ellas según la medida en que Dios nos lo permite; Dios se sirve muy frecuentemente de todo esto para sostener nuestra debilidad, pero en el momento en que por diversas circunstancias, la mano de Dios nos priva de todo esto, no tenemos que desanimarnos ni desorientarnos. Son estas las ocasiones en que, mejor que nunca, nosotros podemos testificar a Dios, con los hechos y no con las palabras, que Él es nuestro Todo y que Él "solo basta". Es este el testimonio más hermoso que un alma amante puede prestar a su Dios: serle fiel, fiarse de Él, perseverar en el propósito de una entrega total aun cuando Él, retirándole sus gracias, la deje sola en la oscuridad, tal vez en la incomprensión, en la amargura, en la soledad material y espiritual, atormentada por una gran desolación interior. He aquí el momento de repetir: Jesús solo, y de bajar con Él del Tabor, para seguirle con los Apóstoles hasta el Calvario, donde Él agonizará abandonado no sólo de los hombres, sino también de Dios.

Sí, Jesús, que yo te siga solamente a ti, pero que te siga no sólo sobre el Tabor, sino también sobre el Calvario. El Tabor es luz, es fulgor que me fascina; yo querría, aunque sólo fuera por un instante, entrever tu rostro, ¡oh Dios mío! El Calvario es noche, es soledad, es un dolor tenebroso que me atemoriza, pero entre la oscuridad se dibuja una Cruz, y sobre la Cruz te contemplo crucificado por mi amor. Entreveo tu rostro no transfigurado por la gloria, sino desfigurado por el dolor, fruto de nuestros pecados.

Fuente: Cfr. P. Gabriel de Santa María Magdalena o.c.d., Intimidad Divina

San Pedro, Príncipe de los Apóstoles

 

Catedra de San Pedro 02 03

Cuando se quiere edificar, lo primero que se hace es remover la tierra para echar cimientos sólidos, inconmovibles. De esta manera procedió Cristo con Pedro. Queriendo establecerle como base visible de su Iglesia en el mundo, le infundió una humildad profunda y constante, a prueba de todos los honores terrenales. Escogido por el mismo Redentor para Jefe supremo del Colegio Apostólico, vio San Pedro cómo le fueron conferidos todos los poderes en el reino de su divino Maestro, de quien fue hecho Vicario y como si dijéramos Virrey. Las llaves de los cielos le fueron entregadas, para que diera entrada en él a quienes juzgara dignos. También recibió la misión de iluminar, dirigir y gobernar a sus hermanos en el apostolado, prometiéndole el Señor ratificar en el cielo todo cuanto él decidiera sobre la tierra. ¡Qué altura de vértigo la de aquel poder sobre las almas, capaz de destruir una humildad menos firme que la de San Pedro!

Pero la humildad del apóstol no se resintió de ello. Después de haber obtenido un día, por su obediencia, la gracia de una pesca milagrosa, en vez de envanecerse, como hubieran hecho otros, echándose a los pies de Jesús, exclamó: "¡Apártate de mí, Señor, que soy un hombre pecador!" (Lc 5, 8). En todo lugar Jesús le honraba y le llevaba consigo con preferencia a los demás. Le asoció a sí en el pago del tributo para el templo, y le dio el encargo de preparar la Última Cena. Sin embargo, nada de esto pudo engreír el corazón de este gran apóstol, que se distinguía entre todos por la humildad de sus sentimientos, hasta el punto que el Señor tuvo que amenazarle diciéndole: "No tendrás parte conmigo", para obligarle a que se dejara lavar los pies.

Después de la Resurrección del Redentor, la humildad de Pedro aumentaba de día en día. Todas las mañanas, el canto del gallo le hacía derramar abundantísima lágrimas al recordarles sus culpas. Cuando sonó para él la hora del martirio, se juzgó indigno de morir como su Jefe divino, y pidió que le crucificaran cabeza abajo, como al más vil de todos los pecadores. ¡Qué grande fue la humildad del Príncipe de los Apóstoles y cómo confunde nuestro orgullo y vanas pretensiones! 
Dice la Imitación de Cristo: "Gran sabiduría y perfección es sentir siempre bien y grandes cosas de otros, y tenerse a sí y reputarse nada" (L. 1, cap. 2). "Los grandes santos cerca de Dios son pequeños cerca de sí, y cuanto más glorioso, tanto en sí más humildes" (L. 2, cap. 10).

¡Oh Jesús mío!, No permitas que olvide cuán grande es mi ignorancia en todo lo que se refiere a la salvación; mi impotencia para obrar el bien, mis miserias, mis pecados, los castigos que yo debiera padecer si tu misericordia divina no me hubiese preservado de ellos. Concédeme la gracia de desconfiar de mí mismo y de recurrir sin cesar a ti, convencido íntimamente de mi espiritual indigencia.

Fuente: Manual de Meditaciones, pp. 1724ss.

Prácticas para la santa cuaresma

Sor Benigna Consolata Ferrero 01 01b

Sor Benigna Consolata Ferrero - Apóstol de la Divina Misericordia

Estamos entrando en Cuaresma, por eso es bueno renovar el desafío que Jesús dio a Sor Benigna Consolata para que trasmitiera a las almas en este período que se abre.

"Si este desafío", dice Jesús, "se practica con amor y con verdadero deseo de agradarme y de consolarme, haré a las almas conseguir un no pequeño progreso en la intimidad con mi Sagrado Corazón". 
"Deseo que, durante la Cuaresma, me hagan especialmente compañía en mi Pasión, meditando con más frecuencia sobre mis sufrimientos, el precio de la redención del hombre. Y sobre todo, imitando a la Verónica, enjugando mi Rostro por amor".


Cómo es el desafío 
El desafío consistirá más bien en prácticas interiores, porque ha de ser principalmente el corazón el que trabaje. 
Pero se agregarán también prácticas exteriores, sobre todo las de caridad, dulzura y humildad, las cuales son aquellas que más unen los corazones.


1 - Meditar sobre la pasión de Jesús 
"Es mi deseo que los corazones se dejen penetrar del pensamiento tan saludable de mi Pasión, como una tela empapada de aceite, que se vierte sobre ella sin hacer ruido; pero que, sin embargo, ésta se queda llena de él. 
Pero esto sin obligación, sino como un convite del Amor. 
Me agradaría que aunque no fuera más que una vez al día, la meditación fuera sobre mi Pasión. 
El pensamiento de mi Pasión ha de ser como un ramo de flores que siempre lleven sobre el corazón".


2 - Acompañar a Jesús durante el día con pensamientos 
"Yo desearía que cada alma me hiciese una especial compañía durante el día, acostumbrándose a acompañarme con el pensamiento. 
Para esto, será preciso al final de cada meditación, escoger dos o tres pensamientos, sobre los cuales volverá a menudo para mantenerse más fácilmente unida a Mí".


3 - Imitar algo de Jesús 
"Y como el amor no queda satisfecho de contemplar, sino que también quiere imitar, por esto cada alma se propondrá para la Cuaresma, una práctica que observará con particular fidelidad, para tratar de volver a copiarme más fielmente en sí. 
Por ejemplo, se pondrá en silencio".


4 - Realizar el Vía Crucis y rezar el Rosario de las Santas Llagas 
"Los viernes de Cuaresma, hacer el Vía Crucis, o rezar el Rosario de mis Santas Llagas".


5 - Hacer todas las acciones lo mejor que se puedan 
"Para enjugar mi Rostro, como la Verónica, harán todas sus acciones lo mejor que puedan, no solamente con la disposición interior, sino también con la práctica exterior. 
La pureza de corazón será la blancura del lienzo; y la fidelidad y el amor en la ejecución, serán la suavidad".


6 - Caridad con el prójimo 
"Me quitarán las espinas, cuidando de evitar al prójimo, con una exquisita caridad, todas las espinitas de las dificultades y de las incomodidades, tomándolas para sí, lo más que puedan. 
Quien quiera amarme más tiernamente, se hará un deber de curar las heridas que el prójimo haya recibido en cualquier encuentro, con alguna buena palabra llena del bálsamo de la caridad".


7 - Practicar la humildad 
"En cuanto a la práctica de la humildad, imitarán a la Verónica en su valor, pasando entre los soldados para llegar hasta Mí. 
El alma más humilde será aquella sobre la cual Yo imprimiré antes y mejor mi divino Rostro".

Fuente: forosdelavirgen.org

Miércoles de Ceniza

Cenizas 03 03

Rito de la imposición de las cenizas

Hoy, hermanos míos muy amados, dice San Bernardo, hoy comenzamos el santo tiempo de Cuaresma, este tiempo de combates, y de victorias para los Cristianos; pero victorias que se han de conseguir con las armas del ayuno y de la penitencia. ¿Con qué ánimo, con qué confianza, con qué fervor no debemos comenzar esta carrera?

Se puede decir con verdad que el ayuno de la Cuaresma es tan antiguo como el Evangelio, pues el Hijo de Dios no comenzó a predicar su Evangelio sino después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches. El Salvador, dice San Jerónimo, santificó con su ayuno de cuarenta días el ayuno solemne de los cristianos, y su ejemplo fue la primera institución de la Cuaresma; pero no hizo entonces un mandamiento expreso; cuando quiso que se estableciera fue probablemente desde su Resurrección hasta su Ascensión, cuando enseñó a sus Apóstoles el modo con que debían formar su Iglesia y las observancias religiosas que habían de tener. 
El ejemplo del Salvador del mundo fijó el número de los días de ayuno; y el tiempo inmediato antes de Pascua les pareció el más propio para servir de preparación para esta gran festividad. En efecto, dice San Agustín, no se podía escoger en todo el año tiempo más a propósito para el ayuno de la Cuaresma que aquel que viene a parar en la Pasión de Jesucristo.

Como las seis semanas de la Cuaresma sólo incluyen treinta y seis días de ayuno, la Iglesia, gobernada siempre por el Espíritu Santo, ha añadido los cuatro días precedentes, y ha fijado el principio de esta santa cuarentena al Miércoles de Ceniza. Todos saben que esta santa ceremonia de poner la ceniza sobre la cabeza es la que ha dado el nombre a este primer día del ayuno de la Cuaresma. La ceniza, no sólo en la nueva Ley, sino también en la antigua, era símbolo de la penitencia y señal sensible de aflicción y de dolor. 
Reginon tomó de los antiguos Concilios el modo con que se ponían en penitencia los grandes pecadores y la ceremonia del día de ceniza: Todos los penitentes, dice, se presentaban a la puerta de la Iglesia vestidos de un saco, los pies descalzos, y con todas las señales de un corazón contrito y humillado. El Obispo, o el Penitenciario, les imponía una penitencia proporcionada a sus pecados; después, habiendo rezado los siete Salmos Penitenciales, les imponían las manos, les rociaban con agua bendita, y les cubrían la cabeza de ceniza.

Esta era la ceremonia del día de ceniza, o de los primeros días del ayuno de la Cuaresma, para los pecadores públicos, cuyas faltas enormes habían hecho ruido y causado escándalo. Pero como todos los hombres son pecadores, dice San Agustín, todos deben ser penitentes; y esto es lo que movió a los Fieles, aún a aquellos mismos que eran más inocentes, a dar en este día esta señal pública de penitencia, recibiendo la ceniza sobre la cabeza. Ningún fiel estuvo exento de esta ceremonia. Los Príncipes y los súbditos, los Sacerdotes, y aún los Obispos, dieron al público desde los primeros tiempos este ejemplo de penitencia. 
Y lo que al principio había sido particular y propio de los penitentes públicos, vino después a ser común a todos los hijos de la Iglesia, por la persuasión en que deben estar, según la moral de Jesucristo, de que no hay persona, por inocente que se crea, que no tenga necesidad de hacer penitencia.

Fuente: J. Croisset, sj, Año cristiano

San Pedro y San Pablo, Apóstoles (II)

San Pablo 04 11

San Pablo predicando en Atenas

Espíritu de San Pablo: fe en los merecimientos de Cristo. 
Un profundo conocimiento de su nada y una estima extraordinaria de los merecimientos de Jesucristo: He ahí a qué puede reducirse el espíritu de San pablo: «No podemos tener un solo pensamiento bueno por nosotros mismos, pero nuestro poder tiene en Dios su fuente.»

San Pablo ve en sí dos hombres: cuenta sus éxtasis, las gracias que ha recibido, lo que por Cristo ha sufrido. «En cuanto a mí, prosigue, en nada me he de gloriar más que en mis debilidades». Exterior desmedrado, ojos enfermos, humillaciones, tentaciones... «en todo esto me he de gloriar, ya que cuando soy débil, entonces precisamente soy fuerte, y mora de esta manera en mí la fuerza de Cristo».

Nada glorifica tanto a Cristo como la confianza que en sus méritos tengamos a pesar de nuestras debilidades. Cuando nos apoyamos en Él, en el dolor, obramos grandes cosas en el reino sobrenatural. Así un San Pablo hizo tanto por la gloria de Dios en la cárcel, como pudo hacerlo en sus misiones. 
El pensamiento de lo ricos que somos en Jesucristo debe darnos una santa audacia para acercarnos al Padre.

Cuando está nuestra alma henchida de este espíritu de San Pablo, no nos desanima en lo más mínimo la vista de nuestras miserias, ya que nos apoyamos en Cristo, y en Él tan sólo. Un alma que dice: «Son demasiado grandes mis miserias...» es un alma que no ha llegado aún a comprender la grandeza de las riquezas que en Cristo poseemos, es un alma que no ha llegado a comprender lo que Pablo escribió un día: «Dios ha amado al mundo hasta el punto de entregarle a su Hijo.».

Fuente: Dom Columba Marmion, Palabras de Vida, Ed. Desclée de Brouwer, 1956, p. 324

La Presentación del Señor

 

Presentacion de Jesus en el Templo 03 10

La fiesta de la Presentación celebra una llegada y un encuentro; la llegada del anhelado Salvador, núcleo de la vida religiosa del pueblo, y la bienvenida concedida a él por dos representantes dignos de la raza elegida, Simeón y Ana. Por su provecta edad, estos dos personajes simbolizan los siglos de espera y de anhelo ferviente de los hombres y mujeres devotos de la antigua alianza. En realidad, ellos representan la esperanza y el anhelo de la raza humana. 
Al dramatizar el recuerdo de este encuentro de Cristo con Simeón, la Iglesia nos pide que profesemos públicamente nuestra fe en la Luz del mundo, luz de revelación para todo pueblo y persona.

En la bellísima introducción a la bendición de las candelas y a la procesión, el celebrante recuerda cómo Simeón y Ana, guiados por el Espíritu, vinieron al templo y reconocieron a Cristo como su Señor. Y concluye con la siguiente invitación: "Unidos por el Espíritu, vayamos ahora a la casa de Dios a dar la bienvenida a Cristo, el Señor. Le reconoceremos allí en la fracción del pan hasta que venga de nuevo en gloria". 
Se alude claramente al encuentro sacramental, al que la procesión sirve de preludio. Respondemos a la invitación: "Vayamos en paz al encuentro del Señor"; y sabemos que este encuentro tendrá lugar en la Eucaristía y en la Palabra. Entramos en contacto con Cristo a través de la liturgia; por ella tenemos también acceso a su gracia. San Ambrosio escribe de este encuentro sacramental en una página insuperable: "Te me has revelado cara a cara, oh Cristo. Te encuentro en tus sacramentos".

El nombre "presentación" tiene un contenido muy rico. Habla de ofrecimiento, sacrificio. Recuerda la auto-oblación inicial de Cristo, palabra encarnada, cuando entró en el mundo: "Heme aquí que vengo a hacer tu voluntad". Apunta a la vida de sacrificio y a la perfección final de esa auto-oblación en la colina del Calvario.

Dicho esto; tenemos que pasar a considerar el papel de María en estos acontecimientos salvíficos. Después de todo, ella es la que presenta a Jesús en el templo; o, más correctamente, ella y su esposo José, pues se menciona a ambos padres. Y preguntamos: ¿Se trataba exclusivamente de cumplir el ritual prescrito, una formalidad practicada por muchos otros matrimonios? ¿O encerraba una significación mucho más profunda que todo esto? Los padres de la Iglesia y la tradición cristiana responden en sentido afirmativo. 
Para María, la presentación y ofrenda de su hijo en el templo no era un simple gesto ritual. Ella no alcanza a ver todas las consecuencias de su fiat en la anunciación, pero fue un acto de ofrecimiento verdadero y consciente. Significaba que ella ofrecía a su Hijo para la obra de la redención con la que él estaba comprometido desde un principio. Ella renunciaba a sus derechos maternales y a toda pretensión sobre él; y lo ofrecía a la voluntad del Padre. San Bernardo ha expresado muy bien esto: "Ofrece a tu hijo, santa Virgen, y presenta al Señor el fruto bendito de tu vientre. Ofrece, para reconciliación de todos nosotros la santa Víctima que es agradable a Dios”.

La fiesta de hoy no se limita a permitirnos revivir un acontecimiento pasado, sino que nos proyecta hacia el futuro. Prefigura nuestro encuentro final con Cristo en su segunda venida. San Sofronio, patriarca de Jerusalén desde el año 634 hasta su muerte, acaecida en el año 638, expresó esto con elocuencia: "Por eso vamos en procesión con velas en nuestras manos y nos apresuramos llevando luces; queremos demostrar que la luz ha brillado sobre nosotros y significar la gloria que debe venirnos a través de él. Por eso corramos juntos al encuentro con Dios".

Fuente: cfr. aciprensa.com

No olvides la Gran Promesa de los primeros viernes

Sagrado Corazon 20 33

Sagrado Corazón de Jesús y Santa Margarita

Ahora que has decidido asegurar, a toda costa, la salvación eterna de tu alma, con la práctica de las nueve Comuniones en nueve primeros viernes de mes consecutivos, el demonio lleno de furor y rabia, al ver que llegarás tú un día a ser eternamente feliz, te espera en acecho con una infinidad de dificultades, para impedir la realización de tus propósitos. 
Te presentará la dificultad de la confesión y comunión por el horario de la Misa o tu trabajo. Todo está en que tú, bien convencido del gran beneficio que estás persiguiendo, sepas imponerte algún sacrificio. 
Otra dificultad que suele ocurrir es la de hallar sin demora un confesor para reconciliarte con Dios. Pero fácilmente podrás solucionar avisando con anticipación al sacerdote, o para mayor seguridad, confesándote el día anterior. 
También el clima podrá poner dificultades. Pues bien, tendrás entonces oportunidad para demostrar que estás realmente animado de espíritu de fe, si dijeres: vale la pena un sacrificio para ganarme el Cielo. Jesucristo, para salvar mi alma, ha muerto por mí en la Cruz y yo ¿no sabré aguantar un poco de agua, frío o de calor, por amor suyo, procurando así mi eterna felicidad?

El demonio puede hacernos una mala jugada haciéndonos olvidar un viernes, pero habrá que tener paciencia y volver a empezar, así habrá mayor mérito delante de Dios. En cuanto al peligro de olvidarse, cosa que tan fácilmente puede ocurrir, será muy oportuno entenderse entre tres o cuatro personas, para recordarse recíprocamente el empeño tomado.

¿No es verdad ¡oh cristiano que lees estas líneas!, que te propones practicar esta gran devoción? Pero no basta que atiendas solamente a tu interés; es preciso que procures comunicarla a los demás, y verás qué gracias tan abundantes atraerás sobre tu alma. 
Los hombres se distinguen entre sí, unos por su fortuna, otros por su nobleza, otros por su ciencia; pero tú, que lees esto, procura distinguirte, de hoy en adelante, por tu celo en propagar la práctica de los nueve primeros viernes de mes. La riqueza, el talento, la ciencia y la nobleza, todo desaparecerá algún día; pero, si eres Apóstol de esta santa práctica, tu nombre será escrito en el divino Corazón con letras indelebles, para nunca jamás ser borrado de él. 
Algún fruto producirá, y felices vosotros, si hay almas que Dios las salve con vuestra ayuda. 
Así pues, oh cristiano a quien me dirijo, de cualquier estado o condición que seas, yo te invito a que no desoigas este deseo del sagrado Corazón de Jesús.

Fuente: del libro La Gran Promesa