Cuán falsa y engañosa es la felicidad de este mundo (II)

Posted by: Nycticorax

Ruinas 01 (01)
Ruinas griegas

Cuán falsa y engañosa es la felicidad de este mundo: Esta realidad maravillosamente la significó el profeta Isaías (Is 29, 8) por estas palabras: Así como el que tiene hambre y sueña que come, después que despierta se halla burlado y hambriento; y así como el que tiene sed y sueña que bebe, cuando despierta se tiene todavía la misma sed y conoce que fue vano su contentamiento cuando pensaba que bebía, así acaecerá a todas las gentes que pelearon contra el monte de Sión, cuya prosperidad será tan breve, que después que abrieren los ojos y se pasare aquel poquito de tiempo verán cómo todos sus gozos no fueron más que soñados.

Si no, dime ahora: ¿qué más que esto fue la gloria de todos cuantos príncipes y emperadores ha habido en el mundo?
¿Dónde están, dice el profeta Baruc (3, 16), los príncipes de las gentes que tuvieron señorío sobre las bestias de la tierra, que buscaron sus pasatiempos y recreaciones en cazas y cetrerías, lidiando con las aves del aire; los que atesoraron montones de plata y oro, en que confían los hombres, sin dar fin a sus tesoros; los que labraron tantas y tan ricas vajillas de oro y plata, que no hay quien acabe de contar las invenciones de sus obras?

¿Qué se hicieron todos éstos? ¿En qué pararon? Ya están fuera de sus palacios y a los infiernos descendieron, y otros sucedieron en su lugar. ¿Qué es del sabio? ¿Qué es del letrado? ¿Dónde está el escudriñador de los secretos de la naturaleza? ¿Qué se hizo la gloria de Salomón? ¿Dónde está el poderoso Alejandro y el glorioso Asuero? ¿Dónde están los famosos césares de los romanos? ¿Dónde los otros príncipes y reyes de la tierra? ¿Qué les aprovechó su vanagloria, el poder del mundo, los muchos servidores, las falsas riquezas, las huestes de sus ejércitos, la muchedumbre de sus truhanes y las compañías de mentirosos y lisonjeros que les andaban al derredor?
Todo esto fue sombra, todo sueño, todo felicidad que pasó en un momento. Verifica aquí, pues, hermano, cuán breve sea está felicidad del mundo.

b)
Por la multitud de miserias de que está mezclada: Tiene aún otro mal esta felicidad, además de ser tan breve, que es andar acompañada con mil maneras de miserias que no se pueden excusar en esta vida, o, por mejor decir, en este valle de lágrimas, en este lugar de destierro y en este mar de tantos movimientos. Porque, verdaderamente, más son las miserias del hombre que los días y aun que las horas de la vida del hombre; porque cada día amanece con su cuidado y a cada hora está amenazando su miseria.

Fuente: Fray Luis de Granada O.P., Obra Selecta

La modestia es un deber (III)

Posted by: Juan Sobiesky

Moda 02 (02)

5. Una fe viva, una vestimenta inadecuada
Esta erosión sutil se manifiesta a menudo por una pérdida de sensibilidad con respecto a los puntos fundamentales de nuestra mentalidad. Un ejemplo sería el respeto que se debe tener por lo sagrado.
De alguna manera, las concesiones al principio -de que la comodidad debe ser la única regla de vestir- han terminado por dar una nota informal a las actividades más serias y sagradas. ¿Cómo se puede explicar, por ejemplo, que personas que tienen verdadera fe en la presencia real de Nuestro Señor en el Santísimo Sacramento, y que hacen sacrificios admirables para frecuentar la adoración perpetua, sin embargo, no ven ninguna contradicción en presentarse ante el Santísimo Sacramento con pantalones cortos, como si estuvieran en un picnic?

La misma persona que aparece vestida así a la adoración perpetua nunca usaría esa ropa en público, por ejemplo, visitando a la Reina Isabel. Esta contradicción muestra cómo, a pesar de que la persona ha mantenido su fe, en cierta medida la idea de la majestad del Sacramento del Altar, de la presencia real, ha desaparecido de su alma.

6. Igualitarismo…
Hay una tendencia general en nuestro tiempo para establecer un igualitarismo radical en todos los niveles de la cultura y de las relaciones sociales entre los sexos, e incluso, en la tendencia igualitaria, entre hombres y animales. [4]
En el vestir, este igualitarismo se manifiesta por la proletarización creciente, el establecimiento de una moda unisex y la supresión de las diferencias entre las generaciones. El mismo traje puede ser usado por cualquier persona sin importar su posición, edad o circunstancias (por ejemplo, en un viaje, una ceremonia religiosa o civil).
El caos reina en los ámbitos de la moda de hoy. A menudo es difícil distinguir, por sus ropas los hombres de las mujeres, los padres de los niños, una ceremonia religiosa de un picnic. Cortes de cabello y peinados siguen la misma tendencia a confundir la edad y el sexo, y de romper las normas de elegancia y buen gusto.

7. …Que lleva a la infantilización
Uno de los aspectos que se destacan más en los dictados de la moda es el deseo de crear una ilusión de eterna juventud -incluso los adolescentes la perpetúan sin responsabilidad- un fenómeno que se ha llamado el “Síndrome de Peter Pan”. [5]
La moda actual muestra una tendencia a infantilizar a la gente. Un crítico de la moda brasileña se expresaba así:
“Por mucho tiempo, hemos visto en las pasarelas, tanto internacionales como nacionales, el nivel de infantilización que las modas sugieren. Estilistas con más de 25 años de edad están diseñando (y usando) ropa que podría ser usada por los niños en una guardería.”

[4] Cf. Plinio Corrêa de Oliveira, Revolución y Contra-Revolución
[5]
Cf. Dr. Dan Kiley, The Peter Pan Syndrome - MenWhoHaveNeverGrown Up, Dodd, Mead &Company, New York, 1983. El Dr. Dan Kiley, The Peter Pan Syndrome: MenWhoHaveNeverGrown Up, Dodd, Mead &Company, Nueva York, 1983.

Fuente: AmericaNeedsFatima

Tres espíritus que conducen a las almas

Posted by: Juan Sobiesky

Espíritu Santo 01 (01)

Tres espíritus tienden en cada alma a dominarla.
El
espíritu de falsía y de blasfemia, que, desde el comienzo, sugiere siempre lo contrario de lo que nos sopla al oído el Señor. "Si comiéreis de este fruto moriréis infaliblemente", palabra de Dios. "No moriréis en manera alguna", palabras de Satán (Gn 3, 4). Y todas sus sugerencias no son más que eco de la primera mentira.

Leer más...