La Comunión espiritual y su eficacia


La comunión espiritual es la devoción más fácil, breve y útil, a la par que la ocupación más dulce y placentera. Puede hacerse en todo lugar, en todo tiempo, y sin haberla de pedir, sin perder tiempo, y sin que sufran atraso nuestras tareas u ocupaciones, ni puedan impedirla las enfermedades: basta quererla. De aquí es que la beata Águeda de la Cruz comulgaba cien veces entre día, y otras tantas durante la noche; y la vida de la beata Juana de la Cruz puede decirse que era una no interrumpida comunión espiritual: tan fácil es. En cuanto a su utilidad, bastará decir que apareciéndose Jesucristo a la citada Juana, le dijo: que la gracia que se la comunicaba con la comunión espiritual es tanta, cuanta recibía al comulgar sacramentalmente. Aunque sea menor la que a ti se comunique por ser menos fervoroso, siempre será mucha, si procuras hacerlo con toda la devoción y fervor que puedas.

Consiste, pues, esta comunión espiritual en un inflamado deseo de recibir a Jesús sacramentalmente, y participar de las gracias y favores que Él prodiga a los que logran la feliz suerte de acercarse a la sagrada Mesa; pero este deseo exige que no se tenga pecado mortal en la conciencia, o que uno se excite primeramente a contrición de sus pecados.

Para facilitarla, he aquí algunos modos prácticos y tradicionales:

Yo quisiera, Señor, recibiros con aquella pureza, humildad y devoción con que os recibió vuestra Santísima Madre; con el espíritu y fervor de los santos.

O bien la Fórmula de San Alfonso María de Ligorio:

Creo, Jesús mío, que estáis realmente presente en el Santísimo Sacramento del Altar. Os amo sobre todas las cosas y deseo recibiros en mi alma. Pero como ahora no puedo recibiros sacramentado, venid a lo menos espiritualmente a mi corazón. (Pausa en silencio para la adoración)

Como si ya os hubiese recibido, os abrazo y me uno todo a Ti. No permitáis, Señor, que jamás me separe de Ti. Amén.

Aquí calla, adora y entrégate a Jesús sin reserva. Crede, et manducasti,dice San Agustín: Si con fe viva deseas comulgar, ya comulgaste espiritualmente.

Fuente: Cf. Manual del cristiano, 1923

Mostrar más publicaciones ...

Suscríbase al Blog de ARCADEI

 ......
Stacks Image 25